Latitud 435 Noticias

Ómicron representa un desafío ante su alta transmisibilidad

En el marco del Puesto de Mando Unificado (PMU) extraordinario que se desarrolló ayer, Julián Fernández, director de Epidemiología y Demografía del Ministerio de Salud y Protección Social se refirió a la situación epidemiológica que atraviesa el país y cómo debe ser la respuesta a la variante ómicron.

“Situación epidemiológica en Colombia sigue siendo estable, pero tenemos indicios que nos muestran que debemos prepararnos ante un aumento de casos. Se espera, ojalá no se presente, pero toda la evidencia sugiere un pico abrupto de casos que puede generar congestión en los servicios de salud y afectación de personal de salud. Este incremento tendrá poco impacto en términos de mortalidad y hospitalización, pero no puede pormenorizarse ante el impacto económico, social y en los servicios de salud que puede alcanzar”, advirtió Fernández.

Para estar preparados a este panorama, el funcionario insistió en la vacunación, medidas de bioseguridad y aislamiento responsable de sintomáticos respiratorios.

Fernández informó que las vacunas conservan una efectividad importante para prevenir contra formas graves y si bien “la variante Ómicron representa un desafío en términos de capacidad de alta transmisibilidad y evasión de la respuesta inmune, tenemos las herramientas para enfrentarlos, ahora más que nunca el país está preparado en todos los sentidos y tenemos una población con una experiencia previa inmunológica dada por la inmunidad natural y la vacunación”, afirmó.

“El objetivo principal del Plan Nacional de Vacunación es reducir la mortalidad específica y la incidencia de casos graves, en esta medida las vacunas conservan su principal razón de ser que es proteger contra las complicaciones y en esa medida el hecho de que vamos a tener infecciones en vacunados, la mayoría de la estas infecciones serán leves y asintomáticas lo que muestra que las vacunas están funcionando”, agregó.

La evidencia científica es cada vez más consistente en mostrar que la severidad de esta variante es menor con relación a otras variantes, lo que quiere decir que, aunque la probabilidad de contagio es mayor, la probabilidad de complicarse o morir es menor, “pero esto no puede llevar a pormenorizar el riesgo que representa la variante, porque una proporción pequeña sigue siendo un número grande en términos absolutos sobre todo en población no vacunada o que no ha terminado su esquema”, advirtió.

Fernández hizo un llamado especial al sector salud a preparase: “El personal de salud debe estar preparado y debe incrementarse las medidas de bioseguridad (máscaras de alto grado es indispensable para reducir alto riesgo).

También instó a completar la vacunación del personal de salud y apoyo logístico (que comparten exposición) con terceras dosis para protegerlos a todos ellos y también proteger el sistema de salud.