Latitud 435 Noticias

La enfermedad cardiovascular es la primera causa de muerte en Colombia

De acuerdo con la Federación Mundial del Corazón, el 80% de los fallecimientos por enfermedades cardiovasculares (ECV) son prevenibles. A pesar de ello, estas condiciones siguen siendo la principal causa de muerte en el mundo, ya que provocan aproximadamente 18.6 millones al año. Además, a raíz de la pandemia, esta cifra tuvo un importante aumento, pues más de 500 millones de pacientes con dolencias cardiovasculares, a escala mundial, podrían desarrollar complicaciones graves por la COVID-19.

De acuerdo con, la Dra. Etna Liliana Valenzuela, Gerente Médico de Sanofi, estas enfermedades son en su mayoría prevenibles o controlables, teniendo en cuenta que el inicio de éstas está relacionado con el sedentarismo, la obesidad, el tabaquismo y con el estrés, entre otros factores de riesgo.

En ese sentido y en el marco del mes que conmemora el Día Mundial del Corazón, cada 29 de septiembre, la especialista brinda cuatro recomendaciones para mantener una buena salud y evitar enfermedades cardiovasculares:

  1. Mantener una dieta balanceada. Incluir los diferentes tipos de alimentos (proteínas, grasas y carbohidratos) y que, además, sean ricos en vitaminas y minerales, como las frutas y los vegetales. Asimismo, evitar el consumo de bebidas azucaradas como gaseosas, jugos artificiales y alcohol.
  1. Evitar el sedentarismo. Realizar actividad física por lo menos 30 minutos al día, cinco veces a la semana. Jugar, caminar, subir escaleras, bailar, ¡todo cuenta!
  1. Eliminar el consumo de tabaco. Luego de cinco años de dejar de fumar, el riesgo de enfermedad coronaria se reduce un 39%; mientras que, a 15 años, el peligro de padecer de una ECV es similar al de una persona no fumadora.
  1. Combatir el estrés. Con un buen balance vida laboral/vida personal, ejercicio, mindfulness.

Además de los cuidados preventivos, la especialista resalta la importancia de reconocer los signos de alerta. “Es importante identificar señales como la pérdida del conocimiento, sudoración fría, debilidad o fatiga, adormecimiento u hormigueo en los brazos, dificultad para respirar, dolor en el pecho, maxilar inferior, hombro, espalda, estómago, mareos y náuseas. De esta manera, será posible acudir al médico y recibir diagnóstico y tratamiento oportuno y así evitar complicaciones”, agrega.

Todo nuestro organismo depende del corazón y es importante cuidarlo y así evitar complicaciones.

Sobre las enfermedades cardiovasculares (ECV)     


Las ECV son un conjunto de patologías que afectan tanto al corazón como a los vasos sanguíneos. Entre las más frecuentes se encuentran la hipertensión arterial, que se trata del aumento de la presión en la sangre y es considerada como precursora de otras ECV; las arritmias, en las que se altera la velocidad del latido cardíaco; la insuficiencia cardíaca, que se da cuando el miocardio no es capaz de bombear la cantidad de sangre necesaria al resto del cuerpo; la arteropatía coronaria, que se genera a raíz del endurecimiento de las arterias encargadas de nutrir al corazón; y la enfermedad cerebrovascular, que ocurre cuando hay una interrupción de los vasos encargados de irrigar el cerebro.