Latitud 435 Noticias

Fallo protege humedales de Bogotá

El Juez Cuarto Administrativo decretó la nulidad del Decreto 565 de 2017, que modificó la Política de Humedales en Bogotá, al cambiar la definición que se tenía de recreación pasiva y que permitió la construcción de obras duras alrededor de estos cuerpos de agua en la ciudad. 

El Juez concluye que en el trámite de expedición del Decreto 565 de 2017 se vulneró el derecho a la participación en materia ambiental de la ciudadanía y que por tanto, no hay lugar a ningún proyecto que quiera convertir los humedales en parques deportivos, donde además se corra el riesgo de que se elimine por completo la importante función ecológica que tienen estos espacios verdes.

La concejal del partido Alianza Verde María Fernanda Rojas dijo que, “esta decisión da pie para que se replantee por completo cada uno de los proyectos y contratos que hoy están en curso en los humedales de Bogotá y que se actúe de acuerdo con la naturaleza de estos ecosistemas, respetando la biodiversidad, los espacios del agua y con participación ciudadana”.

La decisión judicial se fundamentó en la “falta de participación de la ciudadanía en el cambio de la Política Distrital de Humedales”, mientras señaló que en el trámite del decreto se vulneró el derecho a la participación en materia ambiental de la ciudadanía, que configura una de las causales de nulidad del acto administrativo.

“Es importante que las desecaciones, la remoción de flora y fauna cesen y que los suelos dentro de los bordes naturales sean respetados. Es por eso que se deben exigir estudios donde se contemplen los impactos ambientales y se respeten los planes de manejo ambiental para que esto no vuelva a ocurrir”, dijo Rojas. 

La concejal también manifestó que “reconocer la función hídrica de los humedales es vital para su protección, reconociendo el caudal ecológico y el hecho de que son uno de los mayores resguardos de aves, plantas y animales, algunos inclusive en vía de extinción”. 

El fallo ordena a la Procuraduría investigar disciplinariamente a los funcionarios que en su momento tuvieron alguna responsabilidad en las obras que se adelantaron en estos humedales de la ciudad.

En el año 2017 el exalcalde Peñalosa sacó el decreto 565 en el que modificó la política de los humedales, cambio la definición de recreación pasiva y permitió la construcción de obras duras en estos ecosistemas. Este decreto se declara nulo y varias medidas de este decreto son contrarias a la constitución.