Latitud 435 Noticias

Columna/Empoderando vidas

Noticias Falsas

Como cualquier persona navegando en internet o revisando las redes sociales,  me  he encontrado cientos de veces con FAKE NEWS lo que en castellano viene siendo NOTICIAS FALSAS. Todos los días me llegan por WhatsApp curas milagrosas para diferentes enfermedades y  claro esa información antes de llegar a mí,  ha sido enviada a cientos y cientos de personas más, volviéndose una bola de nieve de desinformación.

En el último año estas noticias falsas, ideas erróneas o también llamados bulos, crecieron significativamente, llegando incluso a viralizarse, esto es una tendencia con muchos riesgos que termina  convirtiéndose en una proliferación de ideas erróneas.

Esta desinformación en salud está provocando que los pacientes desconfíen de los profesionales de salud como fuente de información confiable.

El común de los mortales cuando enferma ha padecido de un fenómeno que se conoce  como “Dr. Google”, una tendencia que se extiende cada vez más entre la población.

En el caso del cáncer, según una investigación sistemática y exhaustiva publicada en el Journal of Cancer Education, muchas informaciones en redes no distinguen entre contenido científico y publicidad.

El  internet, las redes sociales  y las aplicaciones de mensajería instantánea como WhatsApp, Telegram, etc, son los principales conductos a través de los cuales llega este tipo de desinformación a los pacientes y sus cuidadores.

La proporción de pacientes y cuidadores que lleva información a su médico encontrada en internet o en aplicaciones de mensajería instantánea va en aumento y en la gran mayoría de los casos esta información resulta ser  falsa.

¿Dónde está el meollo del asunto? ¿Qué lleva a una persona a buscar información de salud en internet o en aplicaciones de mensajería instantánea?

Hábitos sociales, desasosiego, supersticiones, querer buscar un segundo concepto, el corto tiempo de atención para las consultas, la agendas médicas a reventar, la rotación del personal de salud en las instituciones que a veces llevan al paciente a la confusión  por criterios diferentes ante un diagnóstico, la falta de empatía y escucha activa, la virtualidad, el no pedir a los profesionales de salud que aclarare nuestras dudas, no pedir oportunamente la aclaración sobre  los términos médicos que  no entendemos, estas son algunas de las razones por las que el paciente o cuidador  terminan consultando al Dr Google para dar respuesta a las preguntas no hechas.

En internet se encuentra todo tipo de  contenidos y muchos de ellos  en vez de informar termina desinformando, a lo largo de estos años  he visto a pacientes dejarse  llevar por la desinformación,  abandonando el tratamiento y siendo víctimas de graves consecuencias en su salud.

¿Qué podemos hacer para no caer en la desinformación  de noticias falsas o  bulos?

·        Si se encuentra mal, acuda al médico,  el Dr. Google no puede hacerle un examen físico,  ordenarle la pruebas analíticas necesarias para definir su diagnóstico e instaurar un tratamiento.

·        Contraste y verifique lo que le llega por redes sociales y mensajería, si la información es anónima nada bueno puede esperar de ella.

·        Infórmese sólo en “fuentes fiables”,  pregunte al equipo de salud o a las organizaciones de pacientes que sitios puede consultar  para ampliar información sobre temas de salud de su interés.

·        Si le envían artículos médicos, verifique el autor, haga una pequeña investigación sobre el perfil y su reconocimiento,  verifique que ese autor  tiene  la autoridad para opinar sobre el tema en cuestión.

·        No siga consejos que den otras personas por buenos que puedan parecer,  cada paciente es individual, siempre  verifique  la información con  su médico tratante y profesionales de salud.

·        No compre medicamentos por internet que prometen sanaciones milagrosas, esta práctica pone en riesgo la salud de quien los consume, ya que en la mayoría de los casos se trata de productos falsificados sin ningún tipo de control sanitario.

Ahora que está en boga ser “influencer” volvámonos influenciadores en  nuestro círculo social,  compartamos información en salud verificada, eduquemos y creemos conciencia con la ayuda de la tecnología, a partir de ahora debemos estar muy atentos cuando la información recibida nos parezca sospechosa, recordemos que las palabras claves son “verificar información”.#SaludSinDesinformacion

NURY ESPERANZA VILLALBA SUÁREZ